Seleccionar página

Ayahuasca

La enredadera del alma

ayahuasca, yage, natem, daime¿Qué es la ayahuasca?

Ayahuasca, es el nombre que se da tanto al ingrediente principal de una mixtura vegetal o pócima enteogénica de Suramérica como a la poción misma. Ayahuasca es un término procedente de la lengua quechua, que viene a significar «liana de los muertos» o «enredadera del alma». Recibe gran cantidad de nombres, según la zona donde se elabore y sus diferentes usos: yagé, natem, nixi pae, caapi, pildé, kamarampi, kahi, dapa, honi, bejuco de oro, vegetal, daime…

La ayahuasca ha sido tradicionalmente utilizada en distintos países como Ecuador, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Brasil y Panamá; y existen pruebas arqueológicas que confirman que los pueblos indígenas amazónicos la consumen desde hace al menos unos 5.000 años.

Alcaloides de la ayahuasca

El ingrediente principal de la ayahuasca es una liana de la especie de las malpigiáceas, la Banisteriopsis caapi (o también la Banisteriopsis inebrians), que se machaca hasta conseguir una pulpa que se hierve en agua durante horas, a la cual se añaden otras plantas como Psicotrya viridis, Diploteys cabreana o Banisteriopsis Rusbyana, ricas en alcaloides triptamínicos (DMT), siendo éstos inactivos cuando se administran por vía oral, excepto cuando estén presentes alcaloides betacarbolinos, conocidos como IMAOs (inhibidores de la monoaminooxidasa), como son la harmina y la harmalina contenidos en la Banisteriopsis caapi.

Esta unión se complementa magníficamente, proporcionando una intensísima experiencia extática y visionaria, ya que la DMT sólo es activa oralmente en presencia de IMAOs como los contenidos en Banisteriopsis caapi. A la Banisteriopsis caapi se la conoce como jurema, jagube, cipó o mariri y a las hojas de Psicotrya viridis como chacruna, naikawa, folha o rahina. A esta mezcla se la considera la unión de un ser yang o masculino y un ser yin o femenino, un concepto muy similar al simbolismo alquímico medieval de la unión entre el rey y la reina o la unión de Shiva y Shakti en la tradición tántrica hindú.

Efectos de la ayahuasca

Los efectos de la ayahuasca suelen aparecer a partir de los treinta minutos de la toma, con una sensación de somnolencia, pérdida de la verticalidad y mareo. En una segunda fase pueden aparecer molestias intestinales, espasmos, náuseas, eructos y vómitos, que pueden, en ocasiones, persistir a lo largo de toda la experiencia. Los vómitos que provoca con frecuencia la ingesta de ayahuasca son considerados de gran importancia para el proceso de purificación y regeneración que acontece, como forma de somatizar conflictos y bloqueos enterrados en nuestro interior.

Estos primeros estadios de la experiencia extática con la ayahuasca pueden resultar tremendamente confusos, hasta el punto de que los indígenas peruanos y colombianos los designan con el nombre de «la mareación».