Seleccionar página

Peyote

El venado azul

peyote, hikuri¿Qué es el peyote?

El cacto visionario más importante es la cactárea lophophora williamsii, más conocido como peyote. Es un pequeño cacto globular de color verde azulado y sin espinas, que crece muy lentamente, pudiendo tardar hasta quince años en alcanzar su madurez. Al peyote se le conoce también como peyolt –palabra originaria del náhualt–, peiolt, hikurí, jícori, cigurí, híkuli, xícori, wokomi, wokowi, huatari, biisung, ho, azee, seni, la rosita, pan de los dioses, raíz del diablo o tuna de tierra... Entre los indios huicholes, uno de los pocos pueblos mexicanos que sigue practicando actualmente ceremonias con híkuri, se le denomina como el «pequeño venado» o «venado azul» .

Alcaloides del peyote

El padre de la etnobotánica, R. E. Schultes, define al peyote como « una verdadera fábrica química»: de entre los sesenta alcaloides que se han aislado hasta la actualidad en él, la mescalina es el principal responsable de sus propiedades enteógenas. La mescalina es un alcaloide que pertenece a la clase estructural de las fenetilaminas. Actúa sobre el núcleo del tálamo, el sistema límbico y la glándula pineal. Otros alcaloides psicoactivos, aunque de menor efecto, son la pellotina, la analonidina, la lofoforina –alcaloide con propiedades eméticas– y la omoristicilamina.

La cultura del peyote

Se han hallado evidencias arqueológicas que demuestran que pueblos precolombinos como los aztecas veneraban a este cacto como parte importante de sus ceremonias religiosas; hoy en día, sólo los pueblos cora, tarahumara, tephuani y huichol, han preservado el culto al peyote en México, cuyo consumo y recolección sigue constituyendo hoy en día parte importante de sus ritos sagrados. Las ceremonias de peyote varían de una tribu a otra, pero en todas ellas el peyote asume el papel de sacramento, siendo un representante de Dios en la Tierra: el mensajero divino que permite la comunicación individual y directa con el Gran Espíritu.

El peyote también es utilizado con fines medicinales: contra la artritis, el reuma, la gripe, los desórdenes nerviosos o como facilitador del parto. Estudios médicos han revelado su efecto antibiótico contra bacterias resistentes a la penicilina; por todo ello, no es de extrañar que los indios lo llamen comúnmente «la medicina», incluso cuando lo usan en sus ceremonias religiosas.

error: Content is protected !!